gato

Nuevo blog

Nuevo blog
ACCEDE pinchando sobre la imagen

Translate

jueves, 7 de mayo de 2015

" Los pensionistas merecen una subida digna "

Soy una señora de avanzada edad y quiero mostrar mi desacuerdo por la saturación de mítines políticos a los que hemos estado sometidos con motivo de las últimas elecciones además del excesivo gasto que ello habrá ocasionado, en las cuales, han ofrecido promesas que no llegarán a cumplir y proyectos que nunca se realizarán, porque las palabras se las lleva el viento. Pero lo que más me ha sorprendido es que ninguno de estos políticos se ha dignado a hacer mención del tema de las pensiones.


Estos políticos actuales ignoran que estos pensionistas de hoy fueron los hombres y mujeres del ayer, que con su tenacidad, coraje y esfuerzo, levantaron un país maltrecho por la guerra civil. 

Estos pensionistas trabajaron sin descanso y casi todos encontraron un buen puesto de trabajo en buenas empresas, según los conocimientos de cada uno, que los colocaron para realizar trabajos dignos hasta la edad de su jubilación, con contratos por tiempo indefinido, ya que por aquellos tiempos se desconocía por completo los consabidos "contratos basura". 

Estos pensionistas pagaron religiosamente su cotización a la Seguridad Social para poder disfrutar el día de hoy de una pensión digna y una buena calidad de vida que los políticos están dispuestos a negarles. ¿Y qué es lo que pasa? Que dichos politiquitos congelan las pensiones o bien aprueban irrisorias subidas en las mismas y les obligan al copago de medicamentos que, dicho sea de paso, difícilmente podrán sufragar. Y con el agravante de que alguno de ellos tiene que sacar adelante a sus hijos, que se encuentran en paro forzoso por culpa de la tan cacareada crisis. 

¡Vamos hombre! ¡Señores politiquitos ! No vuelvan la cara hacia otro lado y consideren que los pensionistas merecen una subida digna y no una limosna. 

Esperemos que en las próximas elecciones sean un poco humanos y nos sorprendan con alguna novedad sobre este tema. 

Señores gobernantes, pregunto: ¿los jóvenes de hoy disfrutarán de una digna pensión cuando les llegue la hora de jubilarse con la novedad de los "contratos basura"? 

Lo dudo... vaya, que no lo creo. 


Fuente: http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/cartas-director_957233.html 



 

miércoles, 4 de febrero de 2015

SIN HORIZONTE DE ESPERANZA


Para  algunos puede parecerles que exagero o desvarío pero para una gran mayoría pensarán que llevo razón pero tienen miedo a manifestarlo. 

Se nos habla nuevamente de brotes verdes. A que le llamamos mejoras en la economía; a contratos de trabajo a tiempo parcial con los derechos que teníamos a primeros del siglo XX, para tener contentos a los empresarios miserables, más que trabajadores quieren esclavos. 

Pues les felicito lo han conseguido gracias a la derecha y a la izquierda que no se ha movilizado lo suficiente, ni hablar del mundo sindical de clase.  Ellos dirán “eso mejor que nada” y llevan razón por lo menos tienen para pan y agua. Pero no podrán pagar un alquiler y menos para comprar una vivienda, pagar facturas de luz, etc., miseria y más miseria, sin futuro. 

La verdad que Europa me ha defraudado por apoyar este tipo de políticas denigrantes, ésto sin la estimable ayuda de sus acólitos; los millares de polítiticuchos bien pagados y los sindicatos de clase milsubvencionados y dóciles, así nos va.   

Si acometemos el problema que tenemos en nuestra sociedad, que no es otra que esta gran casta de vividores y chupasangre que tenemos que mantener en este Reino de Taifas en que se ha convertido nuestro País, debo señalar más dividido que nunca gracias a los aludidos. Estos no nos sacarán nunca del agujero ni nuevos partidos populistas, ellos son el “problema”. 

Hay una posible solución, simplemente con un gran pacto de Estado entre las diversas fuerzas políticas y plantear supresión de autonomías y eliminación de dos tercios de políticos actuales, amén de instituciones como el Senado que no sirven para nada entre otras cosas. 

Lo que pido no es una utopía, pero sin estas medidas no hay horizonte de esperanza.




Salvador Molina Fernández