gato

Nuevo blog

Nuevo blog
ACCEDE pinchando sobre la imagen

Translate

miércoles, 16 de septiembre de 2009

“La Gripe A (H1N1). Carta de una médico a la Ministra de Sanidad y Política Social de España”.



Hoy publico una carta y reflexión de una médico del sistema sanitario español. Harta e indignada, ante la campaña de miedo del Gobierno del señor Rodriguez Zapatero sobre la Gripe A, le habla claro y conciso, a nuestra querida ministra de sanidad “Trinidad Jiménez”. Una mala gestión, indigna y confusa, típica de paises tercermundistas, en las que se crea una nube de humo para ocultar el verdadero problema de un país, “La mala gestión de los escasos recursos disponibles, la ruptura del empleo, subida de impuestos, y….un largo etcétera de absurdos y cara duras que conforman este gobierno de despropósitos”.



CARTA
Señora ministra de Sanidad, escúcheme usted


Por Mónica Lalanda:



9 de septiembre de 2009.- Señora ministra, le propongo que sea usted la primera española que se vacune contra la gripe A. De hecho, con este despropósito llamado autonomías, si se vacuna usted y toda la cartera de gente que nos gobierna en España, el grupo control sería lo suficientemente grande como para sentirnos todos más seguros.

Verá usted, le agradezco que me haya colocado a la cabeza de los grupos de riesgo y que tenga usted tantísimo interés en que no me coja la gripe.
Entiendo que usted me necesita para que el sistema de salud no se colapse; sin embargo, es una gran pena que al igual que usted se preocupa por mi salud y de repente me valore como un bien nacional, no se preocupe por mi situación laboral
. La invito a que venga a ver mi contrato o el del resto de los médicos en este país. La gran mayoría trabajamos con contratos que en el resto de la Europa antigua serían una vergüenza.


Señora ministra, yo no me voy a vacunar. El virus no ha acabado de mutar y a partir de la última mutación deberían pasar seis u ocho meses para elaborar susodicha vacuna. Es decir, la vacuna que nos proponen no puede ser efectiva. En cuanto a su seguridad, ya tenemos la experiencia de vacunas para la gripe fabricadas con prisas; se usan adyuvantes peligrosos para poder poner menor cantidad de virus. Francamente, yo prefiero tener mocos tres días que sufrir un Guillain-Barré.

Señora ministra, a mí no me gusta ser un conejo de indias. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE "espera a saber cuáles son los efectos de la vacuna en los adultos sanos para detectar posibles consecuencias adversas". Mire usted, casi que no. Prefiero que se la ponga usted y me lo cuenta.


Señora ministra, se les está marchando el asunto de las manos. Está ya más que claro que este virus, aunque muy contagioso, es muy poco agresivo y más del 95% de los casos cursa de manera leve. Se espera un máximo de 500 fallecimientos frente a los 1500 a 3000 que provoca la gripe tradicional.


Mientras tanto, usted está permitiendo un despilfarro de recursos inaceptable. Muchos hospitales en el país están siendo objeto de cambios arquitectónicos absurdos e innecesarios para prepararse para una hecatombe que ya sabemos no va a ocurrir. Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía. La letalidad del virus es del 0.018%, francamente irrisoria.


Señora ministra, déjeme que le recuerde que la gripe A ha matado de momento a 23 personas y que tiene una tasa de incidencia de 40-50 casos por semana y 100.000 habitantes. Sin embargo, el tabaco produce en España 40.000 muertes al año y 6.000 por tabaquismo pasivo. Eso sí que es una pandemia, pero usted prefiere ignorarla. Es un tema menos atractivo y que le crearía multitud de enemigos. De los 447 muertos en las carreteras españolas en 2008, ni hablamos, que no es de su cartera.


Señora ministra, explíqueme por qué tiene usted el Tamiflú bajo custodia del ejército. La eficacia de los antivirales en esta gripe es dudosa y de cualquier manera lo único que hace es reducir en un ratito la duración de los síntomas y con efectos secundarios no despreciables. Cualquiera diría que guarda usted bajo siete llaves la cura contra el cáncer o la peste bubónica. Ponga el fármaco en las farmacias que es donde debe estar y déjese de fantasías más propias de Hollywood. Alternativamente, haga algo sobre la patente del osetalmivir y permita que lo fabriquen otras compañías farmacéuticas, así no hay agobios de restricciones.


Señora ministra, las previsiones de la Organización Mundial de la Salud ya se han patinado en ocasiones anteriores. Cuando la gripe aviar, predijeron 150 millones de muertos que al final quedaron en 262 fallecimientos. Se han vuelto a equivocar, no importa. Lo importante es parar la locura en la que estamos montados y esa, señora Jiménez, es responsabilidad suya.


Señora ministra, aquí una es una cínica por naturaleza. Demasiada gente se lleva tajada en este asunto. No sólo los fabricantes de las vacunas y los antivirus sino los que hacen las mascarillas, los de la vitamina C, los del bífidus activo, los fabricantes de ventiladores artificiales y pulsioxímetros, los de los pañuelos desechables, los productos de desinfección de manos, hasta los presos con enfermedades incurables que quieren aprovechar para marcharse a casa. Sin embargo, no me negará tampoco que la pantalla de humo les ha venido al pelo a su gobierno ahora que la crisis sigue su marcha, el desempleo tiene niveles históricos, nos suben los impuestos, sube el IRPF y baja el PIB. Una casualidad, supongo.


Señora ministra, una cosilla más. Si tengo que ver muchas más fotos suyas a media página con mirada astuta, trajes sexis y poses de modelo... ¡me va a dar algo!


Mónica Lalanda ha pasado los últimos 16 años en Inglaterra, la mayoría como médico de urgencias en Leeds (West Yorkshire). En la actualidad trabaja en la unidad de urgencias del Hospital General de Segovia, participa en varias publicaciones inglesas y también ilustra libros y revistas con viñetas médicas.



Fuente: elmundo.es salud





sábado, 12 de septiembre de 2009

"CÓRDOBA. CUNA DEL MULTICULTURALISMO. VIDA Y OBRA DE SÉNECA"



El Multiculturalismo existente en la historia de Córdoba, buscaba una mezcla de diversas culturas pero, a la vez, conservando las costumbres propias de cada cultura. Prueba de ello, lo da nuestra historia cordobesa, vocablos heredados, costumbres arraigadas y, sobre todo, la rica huella arqueológica que inunda nuestra tierra. Lo contrario ocurre, con la asimilación o búsqueda de una sociedad más homogénea a base de eliminar las costumbres de la minoría, tal es el caso de los Estados Unidos de Norteamérica.

Innumerables personajes representan la historia en Córdoba, desde guerreros, teólogos, filósofos, poetas, escritores, músicos, pintores, toreros, médicos, mártires... que en todas las épocas de la historia se hicieron famosos por sus obras, mereciendo la admiración y el respeto de sus paisanos, para los que constituyen, un ejemplo de honor y un placer recordarles.
Prueba de ello, son las numerosas calles de nuestra ciudad dónde alberga algún monumento que perpetúe la memoria histórica de estos ilustres cordobeses, y que representan más que una estatua o simple lápida rotulando una calle.

Para comenzar hablaré de la Familia Annea.
Durante el periodo de dominación romana en España, en Córdoba brilló con luz propia una familia denominada “Annea”. Su primer representante fue Marco Anneo Séneca, llamado el Retórico o Séneca el Viejo. Nació en el año 59 a. de Cristo Sus padres le llevaron a Roma, donde estudió oratoria, coincidiendo allí con otro famoso orador cordobés, Porcio Latrón que asistía a las mismas clases. Séneca poseía una memoria sorprendente; tanto que las lenguas de su época decían que era capaz de repetir hasta dos mil nombres en el mismo orden en que eran expresados. Su increíble memoria le facultaba para almacenar numerosos discursos escuchados de los más famosos oradores de su época. Cuando retornó a Córdoba, contrajo matrimonio con Helvia, mujer dotada también de gran talento. Fruto de su unión nacieron tres hijos: Anneo Novato, Lucio Anneo Séneca y Anneo Mela.
Crítico duro y severo, luchó contra la decadencia y el artificio de sus contemporáneos. Sus principales obras fueron: las Controversias, Suasorías y Declaraciones, que representan trozos seleccionados de discursos.
Tuvo gran amistad con otro orador y filósofo cordobés de gran renombre, Junio Galión, autor de un tratado de Retórica, de quien se dijo que era “adulce entre los escritores cordobeses”. Adoptó a uno de los hijos mayores de Séneca, Marco Anneo Novato, que tomó desde entonces su nombre. De éste, lla
mado asimismo, Galión, escritor también, no se conserva ninguna de sus obras, ya que se dedicó a la política. Se sabe que fue pro-pretor en Acaya (en época del emperador Cladio) y Juez de San Pablo, además de ser el único español mencionado en el Nuevo Testamento y de origen cordobés.
Anneo Mela,
otro de los hijos de Séneca, tuvo en sus días fama de brillante orador y, padre de Marco Anneo Lucano, otro ilustre poeta del mundo romano.

De , Lucio Anneo Séneca, hablo a continuación.



En lugar próximo a la Puerta de Almodóvar de la antigua muralla de la ciudad, se ubica el monumento a Lucio Anneo Séneca, que es, no solo una figura importantísima de Córdoba, sino el más grande filósofo de Roma.

Nació en los primeros años de nuestra Era (año 4), en el seno de una rica familia del orden ecuestre. y, a corta edad marchó a Roma. Ubicado en Roma, estudió filosofía y asistió a las lecciones del estoico Attalo y de Sotión, ecléctico muy influido por el pitagorismo. En vista a su futura carrera política, decidió centrarse en el estudio de la retórica, para ejercer después como abogado. Se desposó dos veces.

En el año 25, viajó a Egipto donde permaneció durante seis años. La cultura egipcia le enriqueció de modo singular y durante esta estancia escribió su primer libro, “De situ et sacris Aegypti”. En el año 31 regresó a Roma donde inició su carrera política al obtener la cuestura en el año 33, accediendo más tarde al Senado. Calígula le introdujo en la corte romana donde alcanzó el cargo de cuestor, al tiempo que ejercía de forense. Un discurso pronunciado en el año 39 fue el detonante de la enemistad con dicho emperador; además de, su fama de brillante orador y escritor. Calígula planeó su muerte (Séneca pudo escapar) que no llegó a materializarse, puesto que fue asesinado, ocupando su lugar
el nuevo emperador Claudio. Pero, nuevamente, se incurre en otro pecado capital “La Envidia” sufrida hacia Séneca que provocó la oposición de la emperatriz Mesalina que consiguió que fuera acusado de adulterio con la princesa Julia Livila, hermana de Calígula (hija del Germánico).

Como consecuencia de ello, fue condenado en el año 41 por el emperador Claudio, al exilio en Córcega, durante ocho años(41-49) y,
escribió su obra “Ad matrem Heluiam de consolatione y Ad Polybium de consolatione”.

En el año 49, fallecida Mesalina, regresó a Roma indultado gracias a la segunda esposa de Claudio, Agripina, para encargarse de la educación de su hijo Nerón, que tenía entonces once años, ejerciendo su influjo sobre el ánimo de éste en sus primeros años de vida. Nombrado Pretor, instruye en el arte de la Oratoria y en altos principio
s. Durante este período escribe “De brevitate vitae y De tranquilitate animi”.


Muerto Claudio, accede al trono Nerón en el año 54. Séneca se convertirá en una figura importante en la corte de Nerón, junto con Sexto Afranio Burro, prefecto de la guardia pretoriana. Ambos, dirigirán la política estatal. Introducen importantes reformas fiscales y judiciales, constituyendo una de las épocas más justas de la historia de Roma y controlando los excesos de Agripina y de Nerón. Pero cuando Nerón dio muestras de su crueldad, y comienza peligrosamente a adquirir más poder, la influencia de Séneca comienza a desvanecerse junto a la muerte de L. Burrus (prefecto del Pretorio), lo cual lo hace más vulnerable. El asesinato de Agripina por su propio hijo y el estrecho cerco que se forma contra Séneca, le lleva a solicitar su retiro de la vida pública al emperador, a quien le ofrece devolver toda su fortuna, petición que no es admitida, ya que Nerón le asegura que su vida no corre peligro. Por lo tanto, tuvo que huir en el año 62, para retirarse a una vida mas relajada, y de profunda actividad filosófica. Posiblemente estuvo comprometido en el levantamiento contra Nerón, encabezada por Calpurnio Pisón y en la que también participaron Petronio y Lucano. Tres años después de su retiro (año 65) y, descubierta la trama, recibió la orden de suicidarse, orden que Séneca ejecutó abriéndose las venas, siguiendo los dictados del estoicismo y neopitagorismo, sus doctrinas filosóficas.

Durante este período escribe “De beneficiis”, dedicado a la ayuda y protección que los pobres esperaban recibir de los potentados; “Naturales Quaestiones, y Epístulae Morales ad Lucilium y De Providentia”.

El estoicismo de Séneca

Séneca es el máximo exponente del estoicismo nuevo del siglo I d. C.

Concibe al mundo como una gran comunidad donde todos los hombres son hermanos (los estoicos se denominaban cosmopolitas), regida por la suprema providencia, la razón divina creadora, el espíritu universal, el dios personal o los dioses. Por tanto, la fraternidad universal y el amor al prójimo son preceptos básicos de esta doctrina.

-Aporta un valor eminentemente pragmático a la filosofía, mostrando una vía para conseguir la felicidad terrestre a través de mejorar moralmente al individuo.

-Elabora una serie de preceptos morales con los que impone lo concreto a la abstracción por medio del arte de la retórica.

-Resalta la importancia del hombre en el universo, la esperanza en la inmortalidad, la virtud como recompensa y el pecado como castigo.

-Séneca critica a los teóricos de su tiempo, ya que considera que es imprescindible enseñarles a los más jóvenes, a vivir, a trabajar y a convivir y todo ello, honestamente, conforme a la virtud, es decir, conforme a la naturaleza del hombre. Además, si conseguimos el desapego de las cosas materiales que en cualquier momento podemos perder, es posible descubrir la verdadera paz y serenidad, sometiendo el cuerpo a la mente y al alma. Con ello, alcanzará su fin o meta, que es la felicidad, por medio de la conquista del ideal, de la virtud. La sabiduría, el valor, el dominio de sí mismo y la justicia, es lo que hace al hombre inmune al sufrimiento de la vida.

-Los medios que Séneca propone en la formación para la vida son: los buenos ejemplos, la austeridad, la costumbres ordenadas, las buenas lecturas, las buenas amistades y la formación del carácter.

Obra

Sus numerosos escritos pueden dividirse en dos grandes grupos:

a) Obras filosóficas:

- Las Naturalium quaestionum libri septem ad Lucilium.

- Los Dialogorum libri duodecim: Ad Lucilium de Providentia, Ad Serenum de Constantia sapientis, Ad Novatum de Ira, Ad Marciam de Consolatione, Ad Gallionem de Vita Beata, Ad Serenum de Otio, Ad Serenum de Tranquillitate animi, Ad Paulinum de Brevitate vitae, Ad Polybium de Consolatione, Ad Helviam matrem de Consolatione, Ad Aebutium liberalem de Beneficiis, Ad Neronem Caesarem de Clementia.

-Y las Epistolae morales ad Lucilium.

b) Obras literarias. Son nueve tragedias para leer, de tema griego:

-Hercules furens, Troades, Phaenissae, Medea, Oedipus, Phaedra, Agamemnon, Thyestes, Hercules Oeteus.

El Ludus de morte Claudii o Apokolokynthosis, sátira mordaz contra el emperador Claudio ya muerto; y algunos epigramas.

Por tanto, y concretando, sus obras se dividen en:

1. Los diálogos morales.

2. Las cartas.

3. Las tragedias.

4. Los epigramas.

Entre sus principales obras filosóficas se conservan parcial o íntegramente "De ira", "De providentia", "De constantia sapientis", "De consolatione", "De otio", "De Tranquilitate animi" y "De brevitate vitae".


En De la Brevedad de la vida, tratado probablemente dedicado a Paolino, padre de su segunda mujer, compuesto en el año 49 ó 50.
Séneca niega que la vida sea breve, ya que depende del uso que se haga de ella. Para aquellos que no hacen un buen uso de ella, será corta, debido al desaprovechamiento del tiempo. Y al contrario, bastante larga, para aquellos que saben emplearla de una manera adecuada, al conocimiento de nosotros mismos: "La naturaleza hace transcurrir rápidamente el tiempo de nuestra existencia, pero la razón puede prolongarla: es inevitable que la vida transcurra velozmente para quien no busca acapararla, retenerla o por lo menos, hacerla proceder más lentamente, si que la deja pasar así, a ella, la más rápida de todas las cosas, como un buen superfluo y recuperable". Solo quienes se consagran a la búsqueda de la sabiduría, hacen buen uso de su tiempo y viven verdaderamente.

En De la tranquilidad del alma, Séneca manifiesta la importancia de elegir bien a los hombres con quienes compartimos nuestro tiempo; se considera si son dignos de ello y si les alcanza a ellos la pérdida de nuestro tiempo. Su pensamiento evolucionado, reflejado en sus Cartas influye, no sólo en su tiempo, en la mejora de la legislación respecto a la condición de los esclavos en base a su idea de la igualdad de los hombres, sino en las ideas que se proyectarían hacia un futuro, propugnando la necesidad de trascender las leyes nacionales y crear las bases de una ley internacional. Se ha hablado de la supuesta correspondencia entre Séneca y San Pablo, pero lo cierto es que siendo el estoicismo la forma filosófica predominante en la época en que el pensamiento cristiano se está formando, es lógico pensar que esta influencia fuese creciendo con el tiempo, haciendo que en el siglo IV fuese denominado por los cristianos como "nuestro Séneca". Posteriores hombres de pensamiento exaltaron la influencia de dicha filosofía, en procesos claves en la historia del pensamiento, como M. de Montaigne, Descartes, Diderot, Corneille, La Fontaine, Rousseau, Poussin, Balzac, o Erasmo de Rotterdam quien escribió como recomendación: "Leer a Platón y a Séneca".

La preocupación por los problemas éticos latentes y, su moralización englobada en todas sus obras, se focalizan en sus Epístolas morales a Lucilio que constituyen la excelente obra maestra de Séneca y la base del “senequismo”, es decir, la tendencia moral y pragmática de sus escritos mostrando un espíritu realista y con tendencia a la objetividad.

Características fundamentales de su pensamiento:

1) Asistematismo. Le abocará a un pensamiento poco coherente, lleno de contradicciones, debido a circunstancias cambiantes que desequilibran su pensamiento. Todo ello, es explicable por las imprecisiones y las tesis contradictorias defendidas en diversos lugares de sus obras. Un ejemplo de ello, es la contradicción entre solidaridad social y aislacionismo individualista. En ocasiones, mantendrá la primera tesis (Epistolae, 6) y otras, la segunda (Epistolae, 95); en unos textos defenderá un cierto optimismo antropológico («homo res sacra homini»: Epistolae, 95), en otros, un marcado pesimismo («avarior reddeo, immo crudelior et inhumanior, quia inter homines fui»: Epistolae, 83); análogamente, son representativas sus fluctuaciones sobre la concepción de la Divinidad o, sobre la inmortalidad del alma.

2) Su eclecticismo. Sobre una base básicamente estoica, le permitió recoger todas aquellas doctrinas de otras escuelas que en su opinión eran verdaderas, tal como expone en uno de sus textos más famosos: «disputare cum Socrate licet, dubitare cum Carneade, cum Epicuro quiescere, hominis naturam cum Stoicis vincere,cum Cynicis excedere» (De brevitate vitae, 14,2). Este eclecticismo no supone supeditación a ninguna escuela, sino que conserva su libre pensamiento: «non me cuiquam mancipavi, nullius nomen fero; multum magnorum virorum iudicio credo, aliquid et meo vindico» (Epistolae, 45,4).


Séneca no se constriñe en ningún sistema preconcebido, sino que su meta es la con secución de la verdad, allá donde se encuentre («quidquid verum est, meum est»: Epistolae, 12; «quidquid bene dictum est ab ullo, meum est»: Epistolae, 16).

3) La universalidad del saber filosófico. El ámbito de la filosofía no se circunscribe a una
esfera de lo real, sino a la totalidad del ser; la filosofía es «divinorum et humánorum scientia» (Epistolae, 89). Pero no pura ciencia descriptiva, sino causal, con la que se pretende captar el origen y manifestaciones de los fenómenos. Por lo que la filosofía es, conocer las cosas divinas y h umanas y sus causas («nosse divina et humana, et horum causas»: Epistolae, 89).

4) El filósofo debe ser, fundamental y primordialmente, un aspirante a la virtud (Tradición de la Stoa= estoicismo). La filosofía sólo adquirirá pleno sentido como studium virtutis, y no por razones extrínsecas a la virtud, sino por el valor que ésta en sí misma tiene («per ipsam virtutem»: Epistolae, 89). El mero filosofar teorético, carece de valor para Séneca. La vocac
ión moral y soteriológica que la filosofía había adquirido en el estoicismo, y en general en las escuelas posaristotélicas como la Helenística, renace con fuerza gracias a Séneca: la filosofía no es un juego de palabras, sino un intento de regular adecuadamente la vida del hombre; la filosofía no es un saber teórico, sino esencialmente práctico («lacere docet philosophia, non dicere; sic ista discamus, ut quae fuerunt verba, sint opera»: Epistolae, 108). Cierto es que en la filosofía hay un algo de especulativo («philosophia autem et contemplativa est et activa»: Epistolae, 95), pero esta vertiente teorética sólo adquiere valor por las reso nancias que pueda tener en el guiar la conducta humana; por ello, lo importante no es la teoría de las ideas de Platón en sí misma considerada, sino el modo en que esta teoría pueda hacernos mejores («quomodo meliorem me lacere ideae platonicae possunt»: Epistolae, 58).

Mundo, homb
re, Dios. Séneca, acepta la tradicional división estoica de la:

-filosofía en «Lógica» (Philosophia rationalis). Dividida en Dialéctica y Retórica, es la parte más débil de su filosofía y la que menos practicó. Acepta las tesis tradicionales del estoicismo, como el sensismo, la representación comprehensiva (fantasía kataleptiké), la doctrina de los primeros principios o nociones comunes (koinaí ennoiaí), etc.
-«Física» (Philos
ophia naturales). Le dedicó mas tiempo a sus Quaestiones naturales y las Epistolae 58, 65 y 106; dentro de ella incluye, siguiendo la tradición estoica, la Filosofía de la Natu raleza, la Antropología y la Teodicea. Concibe la naturaleza como integración y producto de dos causas:

▫La material, o causa ex qua de los seres; es el fuego, de lo que se origina el ser.

▫La formal, o causa qua; es aquello por lo que se hace el ser, la razón universal. Del fuego primordial, y bajo la acción reguladora y hegemónica de la razón universal, se originarían la pluralidad de seres del Cosmos. En líneas generales, la «Física», sigue las directrices del pensamiento de Posidonio de Apamea (estoicismo). Si existe una firmeza sobre la natural eza del pensamiento de Séneca, en la concepción del hombre, comenzaran las vacilaciones; sobre la base de un dualismo alma-cuerpo y de la eminencia onto-axiológica de la primera so bre el segundo, queda poco claro cuál será su naturaleza y el destino del principio anímico humano.
El alma es una partícula del espíritu (pneúma) universal («in corpus humanum
pars divini spiritus mersa»: Epistolae, 116), pero no hay que entender por ello que sea de naturaleza espiritual, sino que el alma sería corpórea, material, si bien de una materia muy sutil, más etére a que el propio fuego («Ad Marciam de consolat.», 25). Existe una mayor imprecisión acerca de la inmortalidad del alma; por una parte, se inclina por la tesis negativa, a que nada hay después de la muerte (Quaest. nat., V11,24); y, en otras, se habla del retorno del alma hacia el cielo al abandonar el cu erpo (Epistolae, 79 y 102); en todo caso parece que, esta inmortalidad sería impersonal.
En su teodicea, muestra por un lado, una concepción panteísta de la Divinidad, en la que ésta sería la mente rectora e impulsora d
el Universo, inmanente a él («quid est Deus? Mens Universi. Quid est Deus? Quod vides totum et quod non vides totum»: Quaest. nat., 1,13); pero en otras, cuando trata de la Providencia divina, se refiere a un Dios personal, especialme nte al destacar el carácter amoroso y paternal de esta providencia. Una nueva contradicción salta entre la Providencia y su admisión del fatalismo estoico, con un hado inexorable (sin control), que regula el destino de todas las cosas, incluido el hombre (Ad Aebut. lib. de benef., 6,23). Por ello, la libertad de la voluntad se reduce a una aceptación consciente y querida del hado, ya que éste es como la corriente de un rí o, que parece no existir para el nadador cuando marcha en el sentido de aquélla, pero que se muestra impetuosa e invencible si se quiere nadar río arriba («ducunt volentem Pata, nolentem traltunt»: Epistolae, 107).

-«Ética» (Philosophia moralis).
Es la principal especialidad de la filosofía en Séneca. Refl
eja sin novedades de importancia la línea general de la moral estoica, pero introduciendo una cierta atemperación que hizo de ella una moral de mayor humanidad.

Los pilares de la ética senequista son: 



a) El único bien, en sentido estricto, es la virtud, el único mal el vicio («nihil est bonum, nisi quod honestum»: Epistolae, 120). Todas las demás cosas son indiferentes, dependiendo su bondad del uso que se haga de ellas. No es que haya que despreciar necesariamente los llamados bienes externos; pero hay que realizar un uso racional de ellos y, no quedar sometidos a su control. Si la riqueza viene a uno, no hay por qué rechazarla, mas sin apegarnos a ella ni entristecernos al perderla (Epistolae, 18); es de señalar que en esta tesis, podría, ve rse una justificación a l a riqueza que acumuló.
b) En la virtud y sólo en la virtud radica la felicidad del hombre. La esencia de la virtud radica en vivir secundunt naturarn, y como el principio formal de la naturaleza es la razón universal, de la que participa el hombre, la virtud consiste en vivir conforme a la razón.
c) El obstáculo que se levanta frente a esta conducta racional son las pasiones,
que deberán ser dominadas, alcanzando la apátheia, la imperturbabilidad tranquila(«tales est sapientes animus, qualis mundi status super lunam»: Epistolae, 59).
d) El que esto consigue es el sabio (sapiens), término que te ndrá un sentido generalizado de ético y no especulativo. En diversos pasajes de sus escritos y en el De Constantia sapientes, realizará una bella descripción del sabio estoico, destacando su fortaleza ante la adversidad y aconsejándole el suicidio antes que sucumbir ante las desgr acias, ya que la muerte es la gran liberadora (Ad Marciam, 19,5).
e) El sabio estoico tiene como patria el mundo. Séneca defenderá el cosmopolitism
o tan característico de la Stoa, que hizo de los estoicos los primeros «ciudadanos del mundo».
f) Establece la igualdad ex natura de todos los hombres, que sólo se pueden eleva r socialmente por inteligencia y capacidad. Sin llegar a condenar explícitamente la esclavitud, aconseja un trato benéfico a los esclavos (Epistolae, 47).
g) Exalta la solidaridad social, pues la armonía y el bienes
tar de la sociedad es tarea común a todos; pero, cuando el Estado está corrompido y la sociedad ya no aspira a la rectitud bajo el imperio del vicio, el sabio debe apartarse de toda actividad político-social en un s alvador aislacionismo. 


He aquí algunos de sus pensamientos y consejos:


۩No es pobre el que tiene poco, sino el que desea más de lo que t
iene.

۩¿Acaso pose
e poco el que no tiene frío, ni hambre, ni sed?.
۩Vive de tal manera que no hagas nada que no puedas decir a tus propios enemigos.
۩Vive con los hombres como sí Dios te mirase; habla con Dios como
si los hombres te oyesen.

۩Nadie ama a s
u patria porque sea grande, sino porque es su patri a.
۩Nadie ha llegado a sabio por casualidad. Podrás adquirir dinero sin trabajo; tal vez recibirás honores y empleos sin que lo pretendas; más no conseguirás jamás la virtud sino a costa de mucha fatiga y laboriosidad.

۩Ingrato es el
que niega haber recibido un beneficio; ingrato, el que lo disimula; ingrato, el que no lo retorna; pero el más ingrato de todos es el que lo olvida. Aqué l a quién de todo punto se le fue la memo ria del beneficio jamás podrá ser agradecido.


DESCARGA SUS OBRAS haciendo clic aquí

jueves, 10 de septiembre de 2009

“EN BUSCA DEL VASO MEDIO LLENO”




Busca en el refugio de tu corazón y descubrirás la alegria de tu cuerpo.

Si quieres ver una flor, un árbol, un riachuelo,... ve al valle. Si quieres ver el valle, ve a una montaña. Si quieres ver la montaña, sube a las nubes.
Pero si lo quieres ver todo… Cierra los ojos y sólo piensa…
La mitad de la belleza depende del paisaje, la otra mitad de la persona que lo percibe...
El amor y sus manifestaciones, es todo aquello que ves en alguien, cuando crees que no te está mirando.
Si no cometes nunca un error, nunca harás nada para arrepentirte. No vivirás, para aprender de tus errores y evolucionar.
Piensa en todo aquello que tienes, y no en lo que te falta.
Cuando empieces a vivir más humilde y sinceramente contigo mismo…
Empezarás a vivir más sencillamente por fuera, con los demás.
La vida no consiste en estancarse y recordar el pasado con nostalgia, ni esperar el futuro con ansiedad…
¡Sino en vivir el presente con pasión!
Para entender la mente y el corazón de una persona, no te fijes en lo que hace, en lo que ha logrado, sino en lo que te demuestre.
Tu verdadera amistad será la que sigue a tu lado incluso cuando no te quede nada que ofrecer; salvo tu compañía.
Si crees que algo te pertenece, déjalo libre… Si no regresa… Nunca lo fue.
Asume el compromiso de hacer aquello que te gusta y gozar de aquello que haces ahora.
No mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas.
No mires el pasado, lo que cuenta es el presente.
No hagas caso a la gente, haz lo que creas conveniente…
Se tú mismo, humildemente. Y recuerda… no hay nadie como tú.
Te deseo la suficiente felicidad para mantener tu espíritu vivo.
El suficiente dolor para que los pequeños placeres de tu vida parezcan más grandes.
El suficiente corazón para mantener la esencia de tu humanidad.
Y la suficiente lluvia para que aprecies la salida del sol…
En definitiva,...cuando hayas conseguido todo lo expuesto, habrás encontrado tu santo grial:


"En busca del vaso medio lleno o, enriquecimiento emocional".