gato

Nuevo blog

Nuevo blog
ACCEDE pinchando sobre la imagen

Translate

sábado, 26 de diciembre de 2009

" EL FANTASMA DE LAS NAVIDADES PASADAS. BOMBARDEO EN CABRA "




Cuando estaba en todo su apogeo, la Guerra Civil Española, hubo un hecho histórico acaecido el 7 de noviembre de 1938.
Dicho acontecimiento sangriento, ha sido ocultado, en la famosa Memoria Histórica, promulgada por el gobierno socialista de nuestro actual presidente D. Jose Luis Rodriguez Zapatero.
El terrible suceso, tuvo lugar en la localidad cordobesa de Cabra.

La masacre cometida en Cabra es casi totalmente desconocida por la opinión pública española, y por supuesto, en el ámbito internacional.
En el extremo opuesto, tenemos el bombardeo de Guernica, idénticamente, punible, cuyas víctimas (tan inocentes como las de Cabra) alcanzaron una cifra similar, a los fallecidos en la localidad cordobesa.

Esta masacre bélica del bando Republicano, que en su momento se centraba en la batalla del Ebro, azotó a la población cordobesa de Cabra, sin objetivo militar conocido. Sino mas bien, por la malintencionada estrategia de descargar su ira contra una población indefensa.

Los tres aviones de fabricación soviética Tupolev SB-2 Katiuska del ejército republicano, que sobrevolaron el cielo de Cabra, dejaron caer treinta bombas; provocando la muerte de 107 personas, de las cuales 96 fallecieron en el acto, y dejaron un reguero de más de 200 heridos entre mujeres, niños y ancianos.

De las bombas lanzadas por la aviación republicana en aquella misión carente de justificación, una, cayó sobre el mercado de abastos, causando la muerte de mujeres, ancianos y niños.
Cuando los aviones republicanos se retiraron, dejaron tras de sí, más de un centenar de cadáveres, es decir, una cifra de víctimas mortales, similar a la de Guernica.


Sin embargo, Cabra, no tuvo un Picasso que las pintara; ni tampoco, el mando nacional, ocupado sobre todo en ganar la guerra, utilizó propagandísticamente aquel centenar de muertos.
Actualmente, este hecho histórico, es relatado por los españoles que conocen la verdad de aquella masacre. Pero lo peor no es su ignorancia, sino el esfuerzo consciente para que siga existiendo.


Un ejemplo de ello, a diferencia de Ibarreche con Guernica, es Manuel Chavez, vicepresidente tercero del Gobierno de España y ministro de Política Territorial, e hijo de un militar franquista, que aún, no ha recordado a las víctimas, ni tampoco ha exigido a Rusia que pida perdón por proporcionar los aparatos que realizaron aquella misión.
Tampoco ninguno de esos propagandistas disfrazados de historiadores ha recordado que, a diferencia de Guernica, Cabra, no tenía una fábrica de armas ni estaba en la zona del frente, en medio de una ofensiva que explicara el bombardeo.


Y aún mas, a pesar de que han pasado setenta años, ningún pintor, escritor, o escultor, ha decidido levantar un recuerdo artístico de aquellas víctimas del bombardeo republicano en Cabra.
Toda esta cadena de despropósitos, conlleva a la ignorancia de las cadenas televisivas extranjeras que, no han aparecido por Cabra, para escuchar los testimonios, reales o supuestos, de los egabrenses.
Tampoco, se ha proyectado en ninguna cadena, un documental que recuerde aquel acto de barbarie carente de justificación militar.


Y aún menos se ha condenado al doctor Negrín, socialista y primer ministro, que entonces sujetaba las riendas del bando frentepopulista.
Ni siquiera, a pesar de haber nacido en Cabra, la antigua Ministra de Cultura, Carmen Calvo, ha recordado a aquellas víctimas, a muchos de cuyos descendientes debe conocer.


Para concluir, dejo una lista de aquellos inocentes que fallecieron por culpa de unos políticos sin escrúpulos y sedientos de poder.

Víctimas del Bombardeo en Cabra (1938):
1. Aguilar Gallego, Petra. Obrera, 68.
2. Alonso Bonilla, Manuel. Soldado.
3. Aranda Serrano, Rafael. Obrero, 32.
4. Arévalo Camacho, Antonio. Hortelano, 66.
5. Ariza Aguilera, Cristóbal. Obrero, 50.
6. Barba Cubero, José. Hortelano, 63.
7. Bernal Gil, José. Cabo.
8. Borjas Mesa, José. Sargento de la Guardia Civil retirado, 57.
9. Borrallo Baena, Antonio. Obrero, 35.
10. Carabel de la Rosa, Manuel. Soldado.
11. Carrillo Cañero, José. 15.
12. Carrillo Ruiz, Celedonio. Obrero, 40.
13. Castillo Basurte, Rafael. 8.
14. Castro Arroyo, Rafael. Industrial, 43.
15. Castro Montero, Antonio. Soldado.
16. Castro Peña, Ana. Obrera, 48.
17. Cecilla Lama, Vicente. Hortelano, 50.
18. Córdoba Espinar, Antonia. Obrera, 17.
19. Cuevas Salazar, Rafael. Jornalero, 60.
20. Cumplido Valle, Natividad. Obrera, 21.
21. Delgado Hoyos, Manuel. Soldado.
22. Estacio Muñoz, Francisco. Prisionero, 29.
23. Fernández Morales, Eduardo. Soldado.
24. Fuentes Jiménez, Gabriela. Obrera, 60.
25. García Moral, Joaquín. Jornalero, 38.
26. García Reyes, Joaquín. Obrero, 63.
27. Gómez Castro, Francisco. Hortelano, 73.
28. González Agudo, Carmen. Obrera, 43.
29. González Castro, Soledad. 24.
30. González Guardeño, José. Obrero, 35.
31. Guardeño Castro, Antonio. Obrero, 35.
32. Guardeño Córdoba, Francisco. Obrero, 60.
33. Guardeño Guardeño, Antonia. 21.
34. Guardeño Guardeño, Antonio. 8.
35. Guardeño Guardeño, Juliana. 13.
36. Guardeño Guardeño, Mercedes. 13 meses.
37. Guardeño Santiago, Juliana. 43.
38. Guerrero Corpas, Francisco. Obrero, 73.
39. Guerrero Lama, Josefa. 70.
40. Guzmán Jiménez, Antonia. Obrera, 50.
41. Herrero Galisteo, Eusebio. Espartero, 54.
42. Hurtado Calzado, Diego. Herrero, 48.
43. Jiménez Fernández, Mariana. 10.
44. Jurado Ceballos, Antonio. Obrero, 70.
45. León Márquez, Manuel. Soldado.
46. López Álvarez, Emilio. Prisionero, 17.
47. López Chaves, José. Obrero, 48.
48. López del Valle, Antonio. Corredor, 43.
49. López Moya, Pedro. Obrero, 33.
50. López Ordóñez, Josefa. Obrera, 51.
51. López Ordóñez, Manuela. 40.
52. Maíz Nieto, Antonio. Obrero, 56.
53. Manchado Valverde, José. 65.
54. Medina Grande, Manuel. Obrero, 35.
55. Medina Oteros, Lorenza. Hortelana, 30.
56. Medina Oteros, Sierra. 21.
57. Mejías de Mora, Juan. Soldado.
58. Montero Molina, Ángel. 11.
59. Montero Molina, Antonio. 10.
60. Montes Montes, Rafael. Jornalero, 45.
61. Montoya Villasán, Enrique. Alférez GFRI “Alhucemas” nº 5.
62. Moñiz Cecilla, Rafael. Industrial, 43.
63. Morales Barranco, José. Zapatero, 50.
64. Morel Soto, Carmen. 14.
65. Moreno Arroyo, Antonio. 52.
66. Moreno Arroyo, José. 59.
67. Moreno Sabariego, Juan. Obrero, 65.
68. Moreno Vilchez, Manuel. Zapatero, 41.
69. Morillo Gaspar, Sierra. Obrera, 51.
70. Morillo Vera, Antonio. Obrero, 60.
71. Muñiz Marzo, Rafael. Obrero, 60.
72. Muñoz Castro, Luis. Obrero, 16.
73. Muñoz Morillo, Antonia. Revendedora, 45.
74. Ordóñez Castro, Manuel. Obrero, 60.
75. Ortiz Flores, Rafael. Obrero, 50.
76. Ortiz Gómez, Francisco. Hortelano, 42.
77. Payar Ruiz, Rafael. Guardia municipal, 40.
78. Peña Campos, Francisco. Obrero, 73.
79. Pérez Bermúdez, Ángel. Jornalero, 36.
80. Pérez Ruiz, Ángel. Obrero, 51.
81. Porras Arroyo, Joaquín. Obrero, 55.
82. Porras Bermúdez, Vicente. Obrero, 36.
83. Quero Hinestrosa, Antonio. Obrero, 50.
84. Rodríguez Moral, Francisco. Barbero, 45.
85. Roldán Alcántara, Manuel. Hortelano, 34.
86. Roldán González, Antonio.40.
87. Roldán Ortiz, Francisco. Obrero, 70.
88. Romero Ramírez, Diego. Obrero, 14.
89. Romero Roldán, Juan. Obrero, 60.
90. Rosa Flores, Sierra. Obrera, 50.
91. Ruiz Cuevas, Jesús. 9.
92. Ruiz Yedra, Antonia. 48.
93. Salcedo Pérez, Andrés. 30.
94. Sánchez Sánchez, Antonio. Cabo.
95. Serrano Córdoba, Antolín. 56.
96. Serrano Pulido, Francisco. Del campo, 48.
97. Urbano Serrano, Felipe. Obrero, 55.
98. Valle Valverde, Domingo. Obrero, 56.
99. Vega Benítez, Narciso. Soldado.
100. Zamorano Almagro, Domingo. Obrero, 58
101. Arriaga Castro, Cristóbal, 50 años.
102. Mesa Gaspar, Francisco, 53 años.
103. Rovira González, José
104. Moro Bonilla, Manuel. Soldado.
105. Pocero Valverde, Carmen.
106. Pérez Flores, Rosario, 55 años.
107. De la Rosa Moreno, Francisco, 55 años

En Memorandum del Pasado Histórico.





miércoles, 16 de diciembre de 2009

"MALTRATADOR. CARTA DE UN ADOLESCENTE"





 

" Para ti, cabrón: 

Porque lo eres, porque la has humillado, porque la has menospreciado, porque la has golpeado, abofeteado, escupido, insultado... porque la has maltratado. 

¿Por qué la maltratas?. Dices que es su culpa, ¿verdad?. Que es ella la que te saca de tus casillas, siempre contradiciendo y exigiendo dinero para cosas innecesarias o que detestas: detergente, bayetas, verduras... Es entonces, en medio de una discusión cuando tú, con tu 'método de disciplina' intentas educarla, para que aprenda. Encima lloriquea, si además vive de tu sueldo y tiene tanta suerte contigo, un hombre de ideas claras, respetable. ¿De qué se queja?.

Te lo diré:
Se queja porque no vive, porque vive, pero muerta. Haces que se sienta fea, bruta, inferior, torpe... La acobardas, la empujas, le das patadas…, patadas que yo también sufría.
Hasta aquel último día. 

Eran las once de la mañana y mamá estaba sentada en el sofá, la mirada dispersa, la cara pálida, con ojeras. No había dormido en toda la noche, como otras muchas, por miedo a que llegaras, por pánico a que aparecieses y te apeteciera follarla (hacer el amor dirías) o darle una paliza con la que solías esconder la impotencia de tu borrachera.
Ella seguía guapa a pesar de todo y yo me había quedado tranquilo y confortable con mis piernecitas dobladas. Ya había hecho la casa, fregado el suelo y planchado tu ropa. De repente, suena la cerradura, su mirada se dirige hacia la puerta y apareces tú: la camisa por fuera, sin corbata y ebrio. Como tantas veces.
Mamá temblaba. Yo también. Ocurría casi cada día, pero no nos acostumbrábamos. En ocasiones ella se había preguntado: ¿y si hoy se le va la mano y me mata?.

La pobre creía que tenía que aguantar, en el fondo pensaba en parte era culpa suya, que tú eras bueno, le dabas un hogar y una vida y en cambio ella no conseguía hacer siempre bien lo que tú querías. Yo intentaba que ella viera como eres en realidad. Se lo explicaba porque quería huir de allí, irnos los dos…Mas, desafortunadamente, no conseguí hacerme entender.
Te acercaste y sudabas, todavía tenías ganas de fiesta. Mamá dijo que no era el momento ni la situación, suplicó que te acostases, estarías cansado. Pero tu realidad era otra. Crees que siempre puedes hacer lo que quieres. La forzaste, le agarraste las muñecas, la empujaste y la empotraste contra la pared. 

Como siempre, al final ella terminaba cediendo. Yo, a mi manera gritaba, decía: mamá no, no lo permitas. De repente me oyó. ¡Esta vez sí que no!–dijo para adentro-, sujetó tus manos, te propinó un buen codazo y logró escapar. Recuerdo cómo cambió tu cara en ese momento. Sorprendido, confuso, claro, porque ella jamás se había negado a nada. 

Me puse contento antes de tiempo.
Porque tú no lo ibas a consentir. Era necesario el castigo para educarla. Cuando una mujer hace algo mal hay que enseñarla. Y lo que funciona mejor es la fuerza: puñetazo por la boca y patada por la barriga una y otra vez…
Y sucedió. 

Mamá empezó a sangrar. Con cada golpe, yo tropezaba contra sus paredes. Agarraba su útero con mis manitas tan pequeñas todavía porque quería vivir. Salía la sangre y yo me debilitaba. Me dolía todo y me dolía también el cuerpo de mamá. Creo que sufrí alguna rotura mientras ella caía desmayada en un charco de sangre.

Por ti nunca llegué a nacer. Nunca pude pronunciar la palabra mamá. Maltrataste a mi madre y me asesinaste a mí. Y ahora me dirijo a ti. Esta carta es para ti, cabrón: por ella, por la que debió ser mi madre y nunca tuvo un hijo. También por mí que solo fui un feto a quien negaste el derecho a la vida. 

Pero en el fondo, ¿sabes?, algo me alegra. Mamá se fue. Muy triste, pero serenamente, sin violencia, te denunció y dejó que la justicia decidiera tu destino. Y otra cosa: nunca tuve que llevar tu nombre ni llamarte papá. Ni saber que otros hijos felices de padres humanos señalaban al mío porque en el barrio todos sabían que tú eres un maltratador. Y como todos ellos, un hombre débil. Una alimaña. Un cabrón. "


Autor: F. O. R.
Carta ganadora de un concurso nacional.