gato

Nuevo blog

Nuevo blog
ACCEDE pinchando sobre la imagen

Translate

lunes, 28 de junio de 2010

"Ataque a la Flotilla de la libertad, un ataque contra toda la humanidad II". Continuación del testimonio de Manuel Tapial.



Puerto de Ashdot. Tras alrededor de 12 horas navegando bajo un infernal calor hacia el puerto de Ashdot, conseguimos llegar a lo que sería nuestro primer contacto con territorio israelí.

De uno en uno nos fueron bajando del barco acompañados en todo momento en el recorrido por el interior del barco hasta la puerta de salida por dos soldados, y entregados a personas vestidas de civil que nos acompañaban hasta el interior de unas carpas que hacían de improvisadas oficinas de inmigración.

No recuerdo que hora era ya que perdí la noción del tiempo, pero estuvimos parados en el puerto de Ashdot no menos de ocho o diez horas antes de que pisase mi primer píe fuera del barco, de hecho, fui de los últimos en abandonar el barco ya que cuando me señalaron para bajar del barco, no quedarían en el salón del barco donde estábamos concentrados mas de 40 personas.

Me entraron en la carpa y lo primero que hicieron fue cachearme de arriba a abajo por delante y por detrás, y quitarnos el pasaporte.
Me encontraron una memoria USB en la que guardaba fotografías que había tomado dentro del barco y me preguntaron que había en ella a lo que conteste que nada importante. Al ver que en mi pasaporte tenía los visados de Líbano y Siria note que cambiaron el tono al dirigirse a mi, de manera amenazante me interrogaron de píe sobre mis viajes a estos países, quienes eran mis contactos, que relaciones tenía y que hacía en esos países cuando viaja allí. Me negué a responder y solicite la presencia de un representante de mi embajada y de un abogado y en ese momento dejaron de preguntarme. 

Me hicieron pasar por un arco detector de metales y me llevaron don chicos muy jóvenes hacia una mesa en la que me tomaron la filiación y me presentaron un documento en hebreo que me invitaron a firmar a lo que también me negué ya que no entendía lo que decía. El soldado que se encontraba al otro lado del improvisado escritorio llamo a un compañero suyo y en perfecto castellano (con acento argentino) me explico que el papel decía que había entrado ilegalmente en el país, asumía mi responsabilidad y aceptaba mi deportación voluntaria lo que me indigno sobre manera e hice notar mi enfado diciendo que yo había secuestrado en aguas internacionales, me habían trasladado a un territorio que ni por asomo deseaba pisar y encima querían que firmase un papel condenatorio en mi contra.

De este primer control, me llevaron a otro en que volvieron a coger mis datos. De ahí me hicieron pasar a una mesa donde una chica y un chico muy jóvenes me cogieron de nuevo mis datos antes de que un médico me hiciera una serie de preguntas sobre enfermedades que acarreaba conmigo o necesidades médicas.

Tras la breve visita medica me llevaron a otro punto de las carpas en donde una maquina recogió mis huellas digitales y una cámara tomo dos fotografías de mi cara. De este punto me llevaron a una especie de recinto acotado por vallas de metal en el que otros compañeros de la flotilla se encontraban. Poco a poco nos iban sacando uno a uno a otro recinto de las mismas características pero en el exterior del recinto en donde de píe, esperábamos que llegasen los autobuses que nos llevarían a la prisión de Beer Sheva.
En todo este tiempo que estuve en Ashdot no tuve ningún contacto con ningún representante de la Embajada de España en Israel aunque posteriormente me enteré por boca del representante consular que me visito en la prisión que él si estuvo allí pero que no le dejaron tener ningún tipo de contacto con nosotros.

- Prisión de Beer Shiva
En Ashdot me introdujeron en un autobús de prisioneros junto con otros veinte compañeros mas o menos. Era de noche por lo que no pudimos ver absolutamente nada del exterior.
Tras varias horas llegamos a la prisión y de manera separada nos fueron metiendo en módulos. Yo compartía módulo con otros 60 compañeros mas o menos de diferentes nacionalidades.
Le pregunte a uno de los policías que nos guardaban por David y por Laura sin obtener respuesta alguna. Llevaba sin saber de Laura desde que nos separaron en el barco en función del genero y estaba preocupado por el trato que la habían podido dispensar.

En la prisión pasaba el tiempo muy lento. Comencé a sentir claustrofobia y decidí ponerme a caminar haciendo círculos alrededor de los limites que las propias puertas de las celdas delimitaban en el módulo. No puedo decir cuantas vueltas dí pero fueron miles ya que solo me senté para comer un plato de arroz con un trozo de pescado que nos dieron y para atender al representante de la Embajada de España que me vino a visitar ese mismo día por la tarde.

En un momento, se formo una larga cola de turcos esperando a llamar por teléfono por lo que entendí que podríamos llamar a nuestros familiares y me coloqué el último de la fila. Cuando llegó mi turno, el oficial que iba dando paso uno tras otro a los que componíamos la fila, me dijo que yo no podía llamar, que solo los turcos estaban autorizados por lo que me indigne y le dije que no había podido hablar con mis familiares y que ellos tenían derecho a saber de mi. Insistí en mi derecho de hacer una llamada (desconocía si tenía ese derecho pero consideraba importante que mis familiares me pudieran escuchar y que supieran que estaba bien) y vino quién debía de ser uno de los responsables que se dedicaban a interrogar a la gente y chillándome me dijo que el único que podía exigir algo era él y que o me callaba o mis padres nunca sabrían de mi. Ante esta amenaza decidí volver a ponerme a dar vueltas por el módulo con una honda preocupación.

A las 21h de esa noche no encerraron en las celdas. La que yo ocupaba, la compartía con un compañero turco con el que no me podía comunicar.
Estuvimos encerrados hasta las 02.30h. que nos despertaron y nos hicieron salir de las celdas con la idea de que íbamos a ser liberados todos juntos en pocos minutos. Esos pocos minutos se convirtieron en mas de 15 horas de espera en los que como el día anterior, gaste dándome una ducha con agua fría (no había agua caliente donde nos alojábamos) y caminando de manera circular en los diferentes módulos en los que nos alojaron.

Durante ese tiempo de espera nos fueron cambiando de módulos según iban sacando a gente de la cárcel y en uno de ellos fui apartado del grupo por varias personas que vestían de civil y llevado a otro módulo a parte donde fui interrogado. Pregunte a estas personas si alguna de ellas era abogado a lo que me respondieron que no. Durante algo mas de una hora (o eso me pareció), fui interrogado sobre mis relaciones con IHH, en Líbano y en Siria sin responder a sus preguntas. Fui interrogado en castellano (con acento argentino).

Tras este mal rato me volvieron a llevar al módulo del que me habían sacado junto con el resto de compañeros. Nos volvieron a cambiar de lugar juntándonos con otros compañeros, los que seríamos los últimos en abandonar la prisión de Beer Shiva.

En el último grupo en salir, en el que me encontraba, figuraba el presidente de la ONG turca IHH. Nos sacaron del módulo en fila de a uno dirección a la puerta de salida en donde nos subiríamos a un autobús con destino al aeropuerto de Ben Gurion. Uno a uno fuimos llamados y escoltados hasta el bus en donde tomamos asiento hasta que nos dimos cuenta que la policía de la prisión intentaba dejar dentro de ella a Bülant Yildirim, el presidente de la ONG turca IHH. Inmediatamente intentamos salir del bus para llamar la atención de los representantes consulares que se encontraban en la prisión con gritos de auxilio y un equipo de policías antidisturbios intentaba reprimirnos. En pocos minutos y ante el aumento de la tensión, Bülant Yildirim fue liberado y subido a nuestro bus.

El bus era un bus común que permitia ver por las ventanas el paisaje que rodeaba la prisión; un amplio desierto con tiendas de beduinos, camellos y chabolas en su alrededor. Tardamos cerca de dos horas en llegar al aeropuerto de Ben Gurion en donde en su exterior se acumulaban decenas de cámaras de TV recogiendo nuestra llegada.

- La despedida en Ben Gurion
El llegar a Ben Gurion no significaba bajar de los autobuses. Serían alrededor de las 15.30h cuando llegamos ya que me llamo la atención ver a Oscar Mijallo desde el autobús (el corresponsal de TVE) haciendo lo que parecía una conexión en directo para el telediario. Durante algo mas de dos horas estuvimos esperando poder bajar y entrar dentro del aeropuerto.

Tras una larga espera, uno a uno nos iban bajando del autobús y poniéndonos en fila de a uno hasta que se sumaban diez personas. A partir de ahí, nos hacían subir por unas escaleras hasta una sala que parecía cerrada unicamente para nosotros, sin otro tipo de viajeros. Al subir las escaleras pude a ver a Ann Wright junto con otros internacionales que nos recibieron con aplausos.

Los soldados que nos custodiaban nos sentaron en una fila de sillas frente a una mesa de mas de ocho metros de largo que acumulaba grandes tacos de papel y unos sobres trasparentes que guardaban nuestros pasaportes. Al llegar a esta sala pude apreciar unas dosis importantes de tensión y rapidamente me di cuenta de que faltaban compañeros, entre ellos Bülant Yildirim. Pregunte a un compañero palestino que tenía al lado que sucedía y me comento que habían metido al presidente de IHH en una sala entre varias personas vestidas de civil y que pretendían que saliéramos todos en dirección Turquía y quedarse con él. esta situación provoco que nadie de los que allí estábamos firmásemos nada y en un momento, llegaron varios soldados y muchas personas vestidas de civil y comenzaron a pegar a la gente con palos de madera maciza, con patadas y puñetazos.

A mi me tiraron al suelo y dos personas vestidas de civil me agarraban del cuello mientras yo mantenía las manos en alto queriendo decir que no estaba haciendo nada. Desde suelo puede ver como a un activista irlandes que tenía la misma actitud que yo le abrieron la cabeza de un golpe y chorreaba abundante sangre por su cara. A otro activista que estaba tirado en el suelo, le dieron múltiples patadas y puñetazos lo que le provoco tener un ojo morado y grandes gritos de dolor. A un compañero turco le arrinconaron entre cinco personas vestidas de civil en un rincón y le colocaron unas bridas en sus manos en la parte posterior del cuerpo mientras era apuntado en su cabeza con una metralleta por un soldado con la cabeza cubierta y era agredido brutalmente con patadas en su estomago.

Esta situación duro poco mas de 15 minutos. Tras ello nos obligaron a firmar un papel en ingles que decía que aceptábamos nuestra deportación inmediata y hacía referencia a diferentes artículos del código legal israelí que nadie nos explico. A aquellas personas que se negaban a firmar tras la violencia vivida, eran forzadas siendo cogidas del pelo y de los brazos de manera muy violenta. Yo firme ese papel y fui dirigido a la parte en la que se encontraban las compañeras americanas, tras pasar por un control de pasaportes en donde se me devolvió el mío. Me hicieron bajar unas escaleras y me metieron en un coche de policía que me dirigió a un avión de Turkish Airlines donde acabó mi odisea y me reencontré con Laura y David.
En el avión esperamos varias horas hasta que pudo salir dirección a Estambul.

Nuestro material; cámaras, ordenadores, cintas con el material recogido así como la ropa, sacos de dormir y cerca de 600 euros que teníamos en las mochilas, fue robado por el ejército israelí.




viernes, 25 de junio de 2010

"El asalto a la Flotilla"



La noche del día 30, tras horas esperando una respuesta del gobierno español que no llegaba, alrededor de las 22h se avisto en el radar varios barcos de la flota israelí y varias lanchas cerca de los cargo que nos acompañaban. Inmediatamente cundió el pánico y todos los pasajeros nos pusimos los chalecos salvavidas. Laura y yo decidimos coger la cámara y grabar un mensaje de alerta para difundir en nuestro blog pidiendo que los políticos actuasen. Nos encontrábamos a unas 85 millas de la costa y a partir de ese momento, el capitán decidió retirarse algo mas hasta coger la ruta marítima en dirección al canal de Suez entendiendo que alejándonos aún mas de la costa, Israel no nos atacaría.
Es a las 04.15h. mas o menos, a la hora del primer rezo para los musulmanes, cuando Israel decide atacarnos.

Laura se encontraba durmiendo en el pasillo exterior a la sala de prensa. Paso por ahí, la despierto, cojo la cámara del interior de la sala de prensa y salimos los dos al exterior. Comienza a grabar Laura mientras yo intento controlar la situación; por donde nos atacan, con que tipo de munición, cuales son los lugares de mayor y menor riesgo en ese momento, etc.
Tras varios minutos decido coger la cámara yo y evitar que Laura corra riesgos y me pongo a grabar desde la cubierta hacia abajo donde decenas de lanchas intentan abordar el barco por ambos laterales echando escaleras en la parte trasera del barco siendo estas escaleras devueltas a las zodiacs como acto de resistencia pacifica. Mientras unas zodiacs intentan abordar el barco, desde otras se disparan bombas de sonido, granadas de fragmentación (pude ver heridos con toda la espalda destrozada y es por lo que supongo que eran este tipo de granadas), gases lacrimógenos y munición de goma en una primera instancia.

Tras 15 minutos así, mas o menos, desde las zodiacs y desde los helicópteros que comienzan a sobre volar el barco se comienza a disparar con fuego real y comienzan a producirse los primeros heridos en el barco antes de que se hubiesen posado dentro del barco. Es en la parte de atrás del barco, en la 3ª planta, cercano al set de TV, donde veo el primer herido de bala siendo transportado por varios activistas a los que me uno y le tumbamos en uno de los bancos de la cubierta del barco. Un señor mayor le quita el chaleco salvavidas e intenta reanimarle y es en ese momento cuando me retiro de esa escena para seguir grabando con la cámara en el lateral izquierdo del barco a las zodiacs y al los helicópteros que nos sobre vuelan. En esos momentos me doy cuenta que el suelo de la cubierta tiene mucha sangre y comienzo a oír ráfagas de lo que creo que son metralletas y veo que por detrás de donde me encuentro en ese momento junto a un compañero noruego y un periodista turco (que posteriormente fue asesinado con un disparo entre ceja y ceja) traen a un señor con varios disparos y en estado inconsciente. Sigo al cuerpo con la cámara en mano y entro en el interior del barco donde veo que un doctor trata de reanimar a una persona que parece muerta mientras Osama reparte trozos de cebolla para paliar los efecto de los gases lacrimógenos. Le paso la cámara a Laura y decido salir al exterior a ver cual es la situación. Justo al salir hieren de bala en una pierna a un señor turco que estaba asomado por la borda justo a mi lado y vence su cuerpo hacia mi por lo que le cojo y pido ayuda para meterle en el interior. Vuelvo a salir y recibo un impacto de una bomba de sonido en la cabeza que me deja mareado y alguien me introduce en el interior del barco, en lo que me pareció una sala de control. A los pocos minutos recobró el sentido y salgo de esa habitación gritando el nombre de Laura ya que no sabía donde estaba. Me recorro toda la cubierta de la tercera planta del barco pegado a las paredes y esquivando el laser de los francotiradores en busca de Laura, y Fatima, una compañera belga que escucha mis gritos, me avisa de que Laura esta en el interior del barco bien. Me reúno con ella y bajamos por una de las escaleras de la cubierta a la segunda planta a ver cual es la situación y nos damos cuenta que los soldados ya han tomado la parte de abajo del barco y la parte alta por lo que decidimos meternos en la sala de prensa y esperar. A los pocos minutos comienza a escucharse por la megafonía del barco en varios idiomas; ingles, hebreo y árabe, que nos sentemos todos y mostremos nuestro pasaporte en las manos a la vez que se avisa a los soldados israelíes que tenemos muchos heridos y varios muertos, que somos civiles y que no disparen contra civiles, que estamos desarmados y que evacuen a los heridos.

- La detención
Desde que entramos en la sala de prensa hasta que llegaron los primeros soldados a la zona donde estábamos, el tiempo se nos hizo eterno. En la sala nos encontrábamos compañeros suecos, griegos, David, Laura, yo y la mayoría de periodistas turcos que iban en el barco. Los compañeros turcos eran los que mas inquietos estaban por la situación y entre unos y otros intentábamos hacerles ver de que no había nada que temer, que éramos prensa y que respetarían nuestro status. En ese momento no sabíamos ni cuantos muertos ni cuantos heridos teníamos y por supuesto, tampoco sabíamos que nuestro compañero turco, el responsable de la sala de prensa, había sido asesinado con un tiro en la cabeza.

El exterior de la sala de prensa estaba rodeada de bancos en la cubierta con decenas de compañeros sentados en ellos a la espera de su detención. De repente comenzaron a llegar soldados apuntando tanto a los compañeros que estaban fuera como a nosotros con el laser y fue cuando realmente tomamos conciencia de la situación y de como nos tratarían. Los soldados comenzaron a levantar a uno tras otro de los compañeros que estaban en el exterior y a ponerles bridas de plástico a modo de esposas, una vez sujetos se los iban llevando a otro lugar que quedaba fuera del alcance de nuestra vista. A algunos de estos detenidos les cubrieron la cabeza con lo que parecían ser bolsas de plástico o trapos brillantes haciendo imposible que pudieran caminar sin tropezarse reiteradamente y recibiendo golpes en la cabeza y el estomago a causa de ello.
Durante todo el tiempo que duro la detención y traslado de nuestros compañeros, nosotros estuvimos continuamente apuntados por las armas de los soldados y el laser iba saltando del cuerpo de uno al cuerpo de otro de manera constante.
Tras llevarse a todos nuestros compañeros vinieron a por nosotros. La sala de prensa tenía tres puertas; dos a los laterales que comunicaban con las cubiertas de manera directa y la que daba a un pasillo que comunicaba con otras partes del barco. Los soldados intentaron entrar por la puerta derecha en primer lugar sin éxito y posteriormente intentaron entrar por a puerta izquierda y tras varios intentos consiguieron abrirla. Nos fueron llamando uno a uno sin dejarnos coger nuestras cámaras de vídeo o de fotos, ni nuestros ordenadores ni mucho menos nuestras mochilas. De espaldas a ellos, fueron sacándonos uno a uno, nos registraron meticulosamente y solo nos permitieron llevar con nosotros el pasaporte y los documentos que llevábamos encima en ese momento. Tras el registro, dos soldados me giraron en dirección a la parte posterior del barco y pude ver como se acumulaban hasta 4 o 5 filas de musulmanes puestos de rodillas con las manos esposadas en la espalda y con la cabeza agachada mirando hacia el suelo mientras eran todos apuntados con metralletas. Esa primera imagen me ocasionó un gran impacto. A mi me sentaron en uno de los bancos de la cubierta junto a otros europeos, sin esposar y frente a varias filas de árabes en la posición descrita anteriormente.
 Pasamos en esa posición muchas horas y mientras el barco navegaba hacia Ashdot, un helicóptero sobre volaba a muy baja distancia el barco ocasionado un terrible aire que hacia que cientos de cosas que estaban en la planta superior volasen hacia el mar. Una de esas cosas fue una de las muchas pancartas que estaban sujetas a la barandilla exterior del barco y que al soltarse por el viento, uno de los palos laterales impacto contra la cabeza de un señor mayor, a la altura del ojo, y comenzó a sangrar en abundancia. Al ver esto, me levante y comencé a estirar de la pancarta para acabar de arrancarla y evitar que con el viento diese a nadie mas.
Al ver que los europeos teníamos un trato preferente, varios compañeros decidimos hacer ver a los soldados que las manos de nuestros compañeros musulmanes estaban moradas de lo apretadas que tenían las bridas y comenzamos a reclamar a los soldados que les aflojasen las ataduras. Lo conseguimos con unos cuantos hasta que nos dejaron de escuchar.

En todas estas horas que estuvimos en la cubierta, una parte importante de los soldados se mantuvieron entretenidos rompiendo todo lo que encontraron en el interior del barco como pudimos comprobar mas tarde. Desde el exterior escuchábamos los ruidos de dentro pese al helicóptero así como ladridos de perros.
Pasadas unas horas y cuando los soldados estimaron que era oportuno, decidieron separarnos inicialmente por sexos; mujeres a un lado y hombres a otro. Dentro de esta separación, a los hombres nos separaron en periodistas y activistas y a mi, inicialmente me pusieron con los periodistas. Uno a uno nos hacían bajar a los salones que horas antes habíamos usado para compartir entre nosotros y fue entonces cuando vimos todas nuestras pertenencias estaban desparramadas por el suelo y muchas de ellas rotas. Nos hicieron pasar por encima de una montaña de ropa y de bolsas de aseo y nos obligaron a sentarnos. En todo momento estuvimos apuntados por soldados encapuchados e inicialmente nos dejaban hablar entre nosotros hasta que vino lo que debía de ser un oficial y nos mando callar a todos. Este oficial me señaló, me obligo a levantarme y dio la orden a dos soldados para que me pusieran bridas a modo de esposas en mis manos y en la espalda. Tras ser esposado, me apartaron del grupo en el que me encontraba y me arrojaron a un asiento aislado bajo la atenta vigilancia de un soldado que no dejo de apuntarme en ningún momento.

Desde donde me encontraba pude ver como a un compañero de origen palestino le pusieron inicialmente de rodillas sobre el montón de ropa que anteriormente habíamos tenido que atravesar mientras lo soldados se ensañaban con él dándole golpes. Le colocaron una bolsa negra en la cabeza y le sacaron a la parte externa del barco a empujones y patadas. Le obligaron a ponerse de rodillas sobre dos cilindros de metal, algo que era imposible porque el viento que generaba el helicóptero le impedía mantenerse recto. Cada vez que se caía hacía algún lado, era agredido de manera muy violenta. Recuerdo que pensaba que el siguiente sería yo en recibir ese trato ya que no entendía porque me habían separado del resto del grupo en el que inicialmente me habían ubicado.
Pasaron muchas horas en las que no pude hablar con nadie exceptuando una chica iraní que me daba de beber y de la diputada Haneen Zoabi que atendía a mis reclamos para que los soldados me dejasen ir a orinar. Haneen Zoabi era la única persona que podía moverse con cierta libertad por los salones debido a su condición de diputada y era la persona que todos utilizábamos para interceder con los soldados para ir al baño o cualquier otra necesidad que pudiésemos tener.

Mientras me encontraba en el asiento en el que me habían ubicado, asistí a una imagen que me impacto por lo brutal que me pareció. El religioso Hilarión Capucci, tras muchas horas sentado se levanto para estirar sus piernas y un soldado le agarro muy violentamente de la parte de atrás de su sotana y lo lanzo contra el asiento. Recuerdo que todos alzamos la voz por semejante trato a una persona tan mayor y que le podía haber ocasionado la rotura de algún hueso y se genero mucha violencia con los soldados que comenzaron a apuntar a todos los que allí nos encontrábamos en la cabeza.

Fuente: Manuel Tapial (testigo del incidente).




jueves, 24 de junio de 2010

Nueva Flotilla “Rumbo a Gaza”. Colabora con nosotros.


 

La siguiente entrada está destina para ayudar a difundir el mensaje de acción social y colaboración en la Campaña de sensibilización y denuncia contra Israel, por sus medidas desmesuradas de castigo contra el pueblo palestino.


Estimados amig@s,
 
Hace 20 días que regresamos de Estambul tras sufrir el brutal ataque del ejército de Israel a nuestro barco, el Mavi Marmara, que se saldo con la muerte de 9 compañeros y con mas de 50 heridos por armas de fuego.

Como sabéis, hemos comenzado una gira de charlas y conferencias por diferentes puntos del estado español con el objetivo de explicar lo vivido y de mantener la llama q esta acción ha prendido en una parte importante de la sociedad. A día de hoy hemos asado por Barcelona, Madrid, Valencia, Bilbao, Torrelavega y Melilla. En los próximos días estaremos en Madrid (de nuevo), Logroño, Vic, Pamplona, San Sebastian, Rubí, Santiago de Compostela, Merida, Menorca, Cerdanyola, Ripoll, Gijón, ….. y una amplia lista de ciudades.

Junto con las charlas tenemos la idea de ir construyendo grupos de apoyo que, con la suma de tod@s, nos permitan establecer campañas conjuntas de sensibilización y denuncia de lo que la población palestina viene sufriendo. El objetivo final es poder llegar a sacar dos barcos con bandera española en los próximos meses en dirección a Gaza cargados de personas y de ayuda humanitaria para romper el bloqueo, y es que aunque Israel haya dicho que lo ha aliviado, la realidad es que siguen sin permitir el acceso a maeteriales de construcción, la verdad es que la población de Gaza sigue teniendo graves carencias en materias sanitarias y otra verdad es que solo la solidaridad internacional pordrá volver a visibilizar como los palestinos son tratados bajo la complice mirada de la comunidad internacional.

Nosotros ya nos hemos puesto a trabajar desde la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad para seguir denunciando estas situaciones pero necesitamos de vuestro apoyo y complicidad. Es por ello que hemos abierto una página web que esta en construcción www.rumboagaza.org en la que desglosaremos todas las campañas a desarrollar y que “abrira” sus puertas a mediados de julio, y un numero de cuenta donde podréis hacer vuestras donaciones y ayudarnos a arrancar este gran proyecto. Es importante que participéis activamente y que nos ayudéis en la difusión, queremos que nuestros barcos sean los barcos de todos por lo que confíamos en contar con vuestro apoyo.
Por supuesto, os invitamos a desarrollar vuestra creatividad y a que desarrolléis actividades de apoyo en vuestras ciudades de manera que se pueda visibilizar a lo largo de los próximos meses el apoyo con esta iniciativa y al pueblo de Gaza.

Campaña de apoyo para las campañas de sensibilización de solidaridad con Gaza de nuestra organización. Necesitamos tu ayuda economica para poder arrancar la Flotilla “Rumbo a Gaza”. Puedes hacer tus aportaciones en la cuenta de Caja Laboral 3035 0395 16 3950002133.

Como ya dijimos a nuestro regreso, volveremos a Gaza pese a quién pese y confiamos que vengáis con nosotros.
Un saludo.

Fuente: Por culturaypaz



viernes, 11 de junio de 2010

MANIFESTACIONES DEL 12 DE JUNIO


 

Manifiesto de los miembros de la Flotilla por la Libertad de Gaza de cara a las manifestaciones del 12 de Junio

Por culturaypaz
Estimados amig@s,
En primer lugar queríamos agradeceros la solidaridad mostrada a lo largo de estos días con nosotros tras haber sido víctimas de un crimen sin precedentes dentro del terreno de la solidaridad.
Desde el día 28 de Mayo cuando comenzamos a ser amenazados por el gobierno de Israel, dijimos públicamente alto y claro al ministerio de asuntos exteriores español que si la diplomacia no actuaba se produciría un masacre en nuestro barco. Ninguna de nuestras peticiones a actuar fue escuchada por nuestros gobiernos y ha tenido que ser la sociedad civil, vosotr@s, quienes habéis salido a la calle y os habéis organizado para defender no solo a la Flotilla sino también los derechos humanos, el derecho al libre transito por las aguas de todos, las aguas internacionales del Mediterráneo, y en defensa de la población de Gaza, una sociedad secuestrada y que tras tres años de acoso y derribo por parte de Israel con la complicidad de toda la comunidad internacional, ya no aguantaba mas.
El ataque y posterior secuestro que sufrimos por parte del ejército de Israel no lo sufrimos nosotros solos, los activistas del Mavi Marmara. Este ataque a la libertad y a la solidaridad fue también un ataque contra toda la humanidad.
Tenemos que decir gracias al pueblo turco y a sus dirigentes políticos. GRACIAS. Fueron ellos los que nos sacaron de las cárceles de Israel, fueron ellos los que se negaron a dejar el país sionista hasta que no estuviéramos todos libres, fueron ellos los que nos dieron atención médica y fueron ellos los que nos trajeron a España. Mil veces gracias!
Por otro lado, ahora nos toca hacer la batalla legal contra lo que nosotros consideramos un crimen contra la humanidad. Desde diferentes órganos del Gobierno español se han hecho declaraciones publicas intentando minimizar nuestra situación de víctimas alegando que es el momento de la diplomacia. Nosotros tenemos que decir que ese momento ya ha pasado, que el momento de la diplomacia fue cuando nosotros les presentamos la propuesta para que mediasen e hicieron oídos sordos. Ahora es el momento de hacer justicia, buscar responsabilidades y de que la Fiscalía actúe buscando la verdad y tratándonos con el respeto que merecemos. Es el momento de que los responsables de la masacre se sienten en el banquillo y paguen no solo por los actos ilegales cometidos; el robo de nuestras pertenencias, intento de asesinato, ejecuciones dentro del barco, secuestro, violación de las leyes marítimas, piratería, etc. sino también por la dignidad democrática de nuestro país. ¿Por qué las violaciones de los derechos humanos que hace Israel han de resolverse de manera diplomática y no en los tribunales como ha indicado el Ministro de Justicia español, el señor Caamaño? ¿Por qué hay que tratar a Israel de manera preferencial cuando no ha cumplido ni una de las resoluciones de Naciones Unidas? ¿Por qué Israel ha de gozar de total impunidad? Esa filosofía nos hace a todos vulnerables ante el terrorismo de estado que practica Israel y nos deja a los ciudadanos de todo el mundo indefensos. La paz se construye tomando decisiones justas no blindando la impunidad del país ocupante.
Lejos de las meras cifras que los medios de comunicación dan, nosotros queremos rendir homenaje a nuestros compañeros muertos. Estos son los activistas asesinados el pasado 31 de Mayo en el Mavi Marmara.
- Ibrahim Bilgen, de 61 años. Natural de la ciudad de Siirt. Ingeniero, miembro del Partido Saadet y de la Cámara de Ingenieros Eléctricos de Turquía. Casado y con 6 hijos. Recibió cuatro disparos; en la sien, en el pecho, en la cadera y en la espalda.
- Necdet Yildirim, de 31 años. Natural de Estambul. Miembro de la ONG turca IHH y del Partido Saadet. Casado y con una hija de 3 años.
- Ali Haydar Bengi, de 39 años, casado y con 4 hijos, procedente del Kurdistan turco. Licenciado en Literatura árabe por la universidad de Al–Azhar de El Cairo.
- Cevdet Kiliçlar, de 38 años. Natural de Estambul, casado y con 2 hijos. Periodista y miembro de la ONG turca IHH. Según los testigos un soldado israelí le reventó la cabeza con un disparo efectuado a un metro de distancia. Fue de los primeros en caer.
- Çetin Topçuoglu, de 54 años. Ex campeón de Europa de Taekondo. Casado y con 1 hijo.
- Farih Yaldiz, de 43 años. Bombero. Casado y con 4 hijos.
- Cengiz Songür, de 47 años. Casado y con 7 hijos.
- Cengiz Akyüz, de 41 años. Casado y con 3 hijos.
- Furkan Dogan, de 19 años. Nació en los Estados Unidos y se preparaba para estudiar medicina. Según la autopsia recibió cinco disparos a una distancia menor de 45 centimetros: en la cara, en la parte anterior de la cabeza, dos veces en la pierna y una en la espalda.
En nombre de todos los miembros de la Flotilla por la Libertad queremos agradeceros vuestra asistencia a la manifestación y queremos pediros que sigáis ahí luchando contra la impunidad de Israel, que participéis activamente en la campaña de BOICOT, DESINVERSIONES y SANCIONES a este estado terrorista. Por nuestra parte, nosotros seguiremos denunciando el genocidio de un pueblo que desde hace 62 años no descansa en paz, y llamando a la ruptura de relaciones diplomáticas, comerciales y de cualquier índole con Israel.
Viva Palestina Libre!
Manuel Tapial, Laura Arau y David Segarra.

Acto de solidaridad con la Flotilla por la Libertad de Gaza “Veus per Palestina”.
Sábado 12 de Junio en la Plaça del Patriarca de Valencia a partir de las 19h.

Amb les paraules de:
David Segarra (Periodiste a la “Flota de la Llibertad)
Laura Arau (Activista en la “Flota de la Llibertad)
Manuel Tapial (Activista en la “Flota de la Llibertad)
Pascual Serrano (periodista i escriptor)
Willy Toledo (Actor)
Xavi Sarrià (Music i escriptor)
Comunitat Palestina de València (Representant)
Amb la música de:
Miquel Gil
Nabil Mansour
Cor infantil intercultural
Dolçainers del País Valencià
Por el fin de la impunidad del Estado de Israel, tod@s somos Gaza!!


jueves, 10 de junio de 2010

"HOLOCAUSTO DEL SIGLO XXI"



Tod@s tenemos grabado en nuestras retinas las imágenes de películas ambientadas en la época nazi.


Veíamos horrorizados secuencias de exterminio humano . Si no, quién no conoce la película "La lista de Schindler" y, otras que nos horrorizaban por el fuerte odio hacia una población que trabajaba para poder subsistir.

Cómo un grupo reducido de personas poderosas, lavaron el cerebro a la población alemana para que, sus frustraciones fueran conductas de odio contra la sufrida población de ciudadanos judíos.


Pues bien, actualmente, la situación y los errores del pasado, no parecen haber hecho mella en las mentes humanas. Todo ese sufrimiento, ha sido desplazado hacia pueblos como, el palestino.

Precisamente, las victimas y probablemente descendientes del pasado "Holocausto nazi", se han transformado en verdugos del Siglo XXI, contra una mermada y desprotegida población palestina.

Hay muchos episodios ocultados al mundo, por la vergüenza y gravedad de los hechos, por parte de las autoridades de Israel, ya que no desean dejar atrás, esa sed de venganza y rol de "víctimas del pasado".


Las siguientes secuencias de video, han sido realizadas por un equipo de profesionales del periodismo. En ellas, puedes observar un estudio de campo in situ de toda la maquinaria política, pedagógica, psicológica, estratégica-militar del pueblo israelí contra una población indefensa palestina que sólo desea sobrevivir.











sábado, 5 de junio de 2010

"Centuria XI de las Prophéties"





“DE TIERRAS CON NOMBRE DE ANIMAL, VENDRÁ QUIEN GOBIERNE A LOS IBEROS, ADORARA A REYES NEGROS Y ABRAZARA RELIGIONES EXTRAÑAS, Y LLENARA SU PALACIO DE BUFONES Y ADULADORES. USANDO SU PROPIA MASCARA DE BUFÓN, TRAERÁ CONSIGO EL HAMBRE, LA POBREZA Y LA DESESPERACIÓN....”